En mis baños, ¿Necesito utilizar tapones para los oídos?


En verano, vuelven los baños en las playas y piscinas para mitigar el calor que soportamos y las dudas acerca de los tapones de los oídos se disparan. Normal, los baños son el origen de muchos taponamientos ticos (tapones de cera) e infecciones de oídos (otitis externas).

La pregunta que estos días ronda la cabeza de mis pacientes es ¿necesito tapones para mis baños? y esta pregunta tiene una respuesta sencilla:

Es obligatorio el uso de tapones para los oídos en pacientes que tienen perforaciones timpánicas o han sido intervenidas de ciertas afecciones del oído (intervenciones del colesteatoma y mastoidectomías).

No están obligados aquellos intervenidos de otras cirugías, que no conllevan comunicación del oído medio con el exterior, ni tampoco aquellos que han sido intervenidos de tubos de ventilación (drenajes transtimpánicos).

Es recomendado el uso de tapones en aquellos casos en los que se produzcan otitis externas de repetición por baños, taponamientos óticos por cera o en los pacientes cuyo conducto auditivo externo es tan estrecho que la expulsión del agua les resulte complicada.

Está totalmente contraindicado en el buceo, incluso a profundidades de 3-4 metros. Si los utilizamos podremos padecer perforaciones timpánicas y daños irreversibles en los huesecillos del oído medio y el caracol (oído interno).