Nariz

Septoplastia

La septoplastia, también conocida como reparación de tabique nasal, es una cirugía común que se lleva a cabo para corregir problemas anatómicos de diferentes naturalezas en el tabique nasal, el cual representa la estructura en el interior de la nariz que la separa en dos fosas o cámaras. Estos problemas suelen ser obstrucciones en la nariz, de las que derivan situaciones molestas para el paciente.

 

Esta cirugía se ejecuta con el paciente bajo anestesia general, por lo que el mismo se encuentra siempre inconsciente y sin sentir dolor. En casos poco comunes, los pacientes son sometidos a la septoplastia con anestesia local, manteniéndoles despiertos durante el procedimiento. Una septoplastia sin complicaciones dura en torno a una hora y media.

 

El procedimiento consiste en un corte de la pared a un lado de la nariz, levantando posteriormente la membrana mucosa que cubre dicha pared en su interior. En este punto, el cirujano podrá extraer o mover cualquier elemento, sea cartílago o hueso, que esté causando dicha obstrucción en la nariz. 

Por qué se realiza

Un tabique torcido es común. Pero cuando es grave, un tabique desviado puede bloquear un lado de la nariz y disminuir el flujo de aire, lo que puede provocar dificultad para respirar a través de uno o ambos lados de la nariz.

 

La septoplastia endereza el tabique nasal mediante el recorte, la reubicación y el reemplazo del cartílago, el hueso o ambos.

 

Si tienes síntomas, como dificultad para respirar por la nariz, que afectan a tu calidad de vida, puedes considerar la posibilidad de someterte a una cirugía para reparar un tabique desviado.

Riesgos

Como ocurre con cualquier cirugía mayor, la septoplastia conlleva riesgos, como hemorragia, infección y reacción adversa a la anestesia. Otros posibles riesgos específicos de la septoplastia son:

  • Síntomas continuos, como obstrucción nasal
  • Sangrado excesivo
  • Cambio de la forma de la nariz
  • Un orificio en el tabique
  • Disminución del sentido del olfato
  • Sangre coagulada en el espacio nasal que requiere drenaje
  • Entumecimiento temporal en la encía superior, los dientes o la nariz

Es posible que necesites otra cirugía para tratar algunas de estas complicaciones. Es posible que también necesites otra cirugía, si el resultado de la septoplastia no se ajusta a tus expectativas. Habla con el médico sobre los riesgos específicos antes de la cirugía.

Resultados

Entre tres y seis meses después de la cirugía, tus tejidos nasales estarán relativamente estables. Aun así, es posible que el cartílago y el tejido se muevan o remodelen gradualmente con el tiempo. Pueden producirse algunos cambios hasta un año después de la cirugía o más.

La mayoría de las personas notan que la septoplastia mejora los síntomas (como la dificultad para respirar) causados por un tabique nasal desviado. El nivel de mejoría que se puede esperar con la septoplastia varía según la persona.

Algunas personas notan que sus síntomas continúan incluso después de la cirugía y optan por someterse a una segunda septoplastia para refinar más la nariz y el tabique.